¡CÁNCER! ¿Qué puedo hacer yo? ll

Continuando con el tema del Cáncer y la dieta, cada vez se encuentran más relaciones entre ambos como estudió el bioquímico, investigador y profesor de la Universidad de Montreal Richard Beliveau. Quien dirige el laboratorio de MEDICINA MOLECULAR especializado en Biología del Cáncer.

 

Trabajó durante dos décadas para diferentes laboratorios farmacéuticos como Merck, Sandoz, Novartis entre otros, investigando la creación de nuevos medicamentos.

Su laboratorio se trasladó al Hospital Infantil de la Universidad de Montreal, y el director departamento Hemocologia le pidió buscar medicamentos menos tóxicos y más eficaces para tratar a los niños con cáncer.

No es casualidad, que cada mañana al ir a trabajar tuviese que pasar por el departamento de niños con LEUCEMIA. Los padres le preguntaban que podían hacer ellos para ayudar a sus hijos.

Durante años se buscaron moléculas sintéticas capaces de bloquear el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos que favorecía el crecimiento del tumor.

En la revista NATURE, Cao y Cao investigadores del Instituto Karoliska de Estocolmo, demostraron que el té verde era capaz de bloquear la angiogénesis.

En poblaciones que tienen menos casos de cáncer, se encontró diferencias en la alimentación. En general, la dieta anticáncer se caracteriza por consumir sobretodo legumbres, verduras (brécol, col, repollo, ajo, cebolla, puerro, cebolleta, setas, apio, calabaza kokkaido) aceite de oliva (o linaza), jengibre semillas de lino, cereales integrales, perejil, cúrcuma, pimienta negra, frutas rojas, chocolate negro, Te verde.

Por otra parte, es importante tener en cuenta también la disbiosis intestinal (clic aquí)

DISBIOSIS INTESTINAL es el desequilibrio en la concentración de bacterias intestinales. La flora intestinal es un tapiz de bacterias beneficiosas que mantiene integra la mucosa y la protege de la colonización parásitos, virus etc.

La alteración de la flora se puede producir por estrés, antibióticos, azucares refinados, dieta pobre en fibra que enlentece el tránsito y exceso de proteínas animales que favorece la putrefacción y genera productos tóxicos como el amoniaco que puede favorecer el crecimiento de células cancerosas.

Los Lactobacillus acidociphilus y L bifidus, inhiben crecimiento de células del cáncer de colon, y facilita movilidad intestinal.

Nos vemos en el siguiente post…