ENFOQUE INTEGRAL EN EL TRATAMIENTO DEL HELICOBACTER PYLORI

El H. Pylori es una bacteria descubierta por los Dres. Barry J Marshall y J. Robin Warren, quienes recibieron el Premio Nobel de Medicina en 2005.  Esta bacteria invade la mucosa del estómago y duodeno y produce una toxina que causa inflamación. En más del 70% de las úlceras gastroduodenales y de gastritis se encuentra el Helicobacter pylori positivo.

El abuso de antiinflamatorios, la dieta inadecuada y hasta el estrés, favorecen la presencia de H. Pylori.

Se calcula que la mitad de las personas que tiene H pylori positivo no tiene síntomas. Sin embargo, cuando aparecen síntomas, destacan: dolor abdominal, dispepsia, hinchazón, eructos, acidez, náuseas, fatiga, anemia y pérdida de apetito…

¿Cómo se diagnostica?

La prueba diagnóstica para los cuadros agudos es el Test del aliento. Como alternativa también se puede hacer Test en heces o sangre. Cuando el cuadro se vuelve crónico, afecta en profundidad a la mucosa, llegando a producir ulceras gastroduodenales y hasta puede evolucionar hacía un adenocarcinoma.

Tratamiento integral

Se han estudiado el efecto como antibiótico natural de algunos aceites esenciales como el de orégano entre otros, que tienen la ventaja de no afectar a la flora intestinal ni de desencadenar resistencia antibiótica, siempre que sean de buena calidad, extraídos en frío y no procesados. De todos modos, no todos los aceites esenciales sirven para todas las personas con H pylori; también aquí hay que individualizar el tratamiento, porque los síntomas pueden empeorar si la elección no es la correcta.

Desde el enfoque integral se contempla a cada persona individualmente. Se diseña una dieta a medida en función del estado nutricional, las carencias que presenta, los síntomas, su edad, sexo etc.  Como recomendación general se aconseja evitar los azúcares y harinas refinadas de su dieta, e incrementar el consumo de verduras, algo de fruta y agua. El aporte de bebidas alcalinizantes puede aliviar los incómodos síntomas.

Es también conveniente la suplementación de probióticos específicos.

La Salud es equilibrio, y todo lo que afecte a este equilibrio es Enfermedad.

En la Medicina Biorreguladora se busca siempre reestablecer el equlibrio perdido, tratando a la persona como un TODO y no solamente sus síntomas Al Incorporar tratamiento biorregulador que va a tratar el origen, no tanto atacar al H pylori directamente. El objetivo es tratar el “terreno”, es decir, el medio donde este vive, para hacerle la vida más difícil y además evitar las recaídas.

El tratamiento se enfoca en aliviar la paciente, disminuir la acidez y mejorar el estado de ánimo mejorando la respuesta al estrés. Se fomenta también el buen funcionamiento del hígado, páncreas, estimular la digestión evitando el síndrome del intestino irritable y todo ello con la corrección de la dieta.

Con un cambio en la alimentación y en el estilo de vida, es posible no solo curar y eliminar la enfermedad sino hacerlo de manera permanente.