LA DISBIOSIS INTESTINAL y LA MICROBIOTA I

Continuando con el enfoque integral de la salud, hoy toca hablar de la disbiosis intestinal, un desequilibrio de la microbiota intestinal, pero ¿Qué es la microbiota?

El término MICROBIOTA define a millones de microorganismos que residen en diferentes partes del cuerpo como nuestra piel, casi la totalidad de nuestras mucosas (vagina, boca…) y en especial nuestro intestino donde la cantidad de estos microorganismos es mayor. La microbiota en un adulto puede llegar a pesar hasta 2 kg.

La microbiota no está presente antes del nacimiento, pero durante el parto empieza la colonización. Esta microbiota se verá condicionada por el parto (natural o cesárea), el entorno y la alimentación (lactancia materna o artificial).

A lo largo de nuestra vida la microbiota va evolucionando y se verá influenciada por muchos factores como la edad, la genética o el medio ambiente, pero sobre todo por la dieta y el estilo de vida, que son especialmente importantes para mantener la estabilidad de la microbiota.

Un dato interesante es que solamente un tercio de la microbiota es común a la mayoría de las personas sanas, mientras que los otros dos tercios son específicos, únicos para cada persona. Son como una huella dactilar.

En cuanto a la microbiota intestinal que antes se llamaba microflora intestinal, tiene un papel fundamental para la salud y para prevenir enfermedades.

Entre sus funciones destacan:

  • Ayuda a la digestión de alimentos
  • Contribuye en la producción de vitaminas (B y K)
  • Absorbe minerales
  • Protege al organismo frente a tóxicos, antibióticos…
  • Actúa como barrera frente a la invasión de gérmenes patógenos
  • Protege al sistema inmune etc.

Cuando la microbiota intestinal se desequilibra tanto en calidad como en cantidad de microorganismos, estamos ante una DISBIOSIS INTESTINAL en la que el sistema inmune está debilitado, la barrera intestinal se encuentra menos protegida y corremos mayor riesgo de enfermar.

Se considera a la disbiosis intestinal como una de las enfermedades de la civilización y se calcula que un 70% de la población europea la sufre.

Podemos hablar de tres tipos de disbiosis intestinal:

  1. Disbiosis intestinal por mayor número de bacterias patógenas. Cuando la microbiota está en equilibrio, la flora patógena se mantiene bajo control, sin embargo, cuando la microbiota se desequilibra, las bacterias patógenas ganan terreno y se desarrollan enfermedades.
  2. Disbiosis por pérdida de bacterias beneficiosas. Estas bacterias influyen positivamente en nuestro sistema inmunológico y protegen la barrera intestinal suprimiendo inflamaciones. Cuando se pierden estas bacterias, nuestro sistema inmune se debilita y enfermamos.
  3. Disbiosis por alteración del ecosistema bacteriano con una pérdida de diversidad de cepas y su desequilibrio en cuanto a las proporciones. En individuos sanos, la composición de la microbiota intestinal es diversa, con cepas bacterianas protectoras que superan en número a las potencialmente perjudiciales. Esto garantiza un trabajo eficaz y beneficioso dentro del intestino. La pérdida de este equilibrio se asocia a una gran variedad de trastornos como obesidad, diabetes, diarreas, síndrome metabólico, enfermedad inflamatoria intestinal etc.

 

Continua en el post: La Disbiosis Intestinal y La Microbiota II