LA DISBIOSIS INTESTINAL y MICROBIOTA II

 

Continuación de La Disbiosis Intestinal y Microbiota I

Principales causas de la disbiosis intestinal

Destaca como principal causa de la disbiosis intestinal el desequilibrio entre las especies bacterianas. Favorecen este desequilibrio el exceso de tóxicos o la falta de nutrientes como podemos observar cuando la dieta es hiperproteica con aporte excesivo de carnes rojas y carnes procesadas como los fiambres que se consumen prácticamente a diario en bocadillos etc.

También cuando en la dieta se consume un exceso de azucares y harinas refinadas sobre todo de trigo. Así como el exceso de alcohol y tabaco.

Por otra parte, la dieta pobre en fibra procedente de vegetales y frutas provoca la falta de nutrientes indispensables para un correcto funcionamiento de la microbiota intestinal.

Van a favorecer la disbiosis intestinal los tóxicos ambientales, el uso de pesticidas, abonos químicos…así como el abuso de medicamentos sobre todo los antibióticos que reducen las bacterias beneficiosas y favorecen el aumento de las bacterias patógenas.

Y aunque pareciera extraño, también el sedentarismo, el ritmo de vida estresante… influyen en la aparición de disbiosis intestinal.

La disbiosis intestinal se relaciona con diferentes patologías:

  • Obesidad y sobrepeso
  • Diabetes
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (Enfermedad de Crohn, Colitis ulcerosa…)
  • Alergias o intolerancias alimentarias
  • Enfermedades inflamatorias y degenerativas (artritis, fibromialgia…)
  • Síndrome de sobre crecimiento bacteriano en intestino delgado (SIBO) que reduce la absorción de nutrientes
  • Migrañas y jaquecas
  • Mialgias, espasmos musculares
  • Ezcemas, prurito
  • Fatiga, cansancio crónico
  • Dificultades para dormir
  • Autismo
  • Irritabilidad, depresión…

Es frecuente que las personas que padecen disbiosis intestinal consulten por síntomas enfocados a la esfera digestiva como dolor y distensión abdominal, acidez, reflujo, episodios de diarrea aguda o estreñimiento crónico, síndrome de colon irritable…

En otras ocasiones la persona acude con patologías muy variadas y que aparentemente no tienen nada que ver con el intestino y sin embargo el origen del problema está en esa disbiosis intestinal.

Tratamiento de la Disbiosis Intestinal

La alimentación ideal para cuidar nuestra microbiota debe estar basada en alimentos integrales y del reino vegetal como verduras, hortalizas, legumbres, granos enteros (arroz integral, trigo sarraceno, quinoa…), frutas, frutos secos y semillas oleaginosas. Es una dieta rica en antioxidantes y fibras fermentables que ejercen acción prebiótica.

El alto consumo de fibra procedente de los alimentos mencionados, se asocia a un menor riesgo de cáncer colorrectal. Esta fibra es fermentada por las bacterias beneficiosas intestinales y uno de los productos procedentes de esta fermentación son los ácidos grasos de cadena corta, en especial el butirato, que se ha demostrado que ayuda a mantener la salud de los colonocitos (células que recubren el epitelio del intestino grueso o colon), y a inhibir la proliferación de células cancerígenas entre otras cosas.

Por otra parte, la fibra ayuda a aumentar el tamaño de las heces y mejora la motilidad intestinal.

Y el ejercicio aumenta y mejora la diversidad de bacterias intestinales y reduce las bacterias patógenas

Recuerda que el 70-80% de nuestras defensas se originan en el intestino. Todas las partes del sistema inmune están influenciadas por la microbiota.

Vale la pena que la cuidemos, es valiosa para nuestra salud.

 

Continuará en el post: El Test de la Disbiosis Intestinal en heces