TENER UN TERRENO ÁCIDO TE HACE MÁS PROPENSO A ENFERMAR

Entre el 45% y 75% del peso corporal total corresponde con los líquidos del cuerpo. El porcentaje varía con la edad. Aproximadamente dos tercios corresponde al líquido intracelular (LIC), es decir, el que está dentro de las células, y un tercio es el líquido extracelular (LEC).

Es este líquido extracelular, el lugar donde viven las células, lo que llamamos terreno o medio interno. El LEC engloba el líquido intravascular o plasma sanguíneo, el líquido intersticial que se encuentra entre las células, y el líquido cefalorraquídeo.

El LIC se encuentra en el interior de las células, separado del líquido extracelular por la membrana celular, que regula el paso en uno y otro sentido de las sustancias disueltas a ambos lados.

El concepto de medio interno se debe a Claude Bernard (1813-1878). Este Fisiólogo francés pensó que, si había en nuestro intestino, en nuestra sangre y en todo el organismo millones de microbios y bacterias, ¿Por qué unas veces nos enfermamos y otras no? El organismo se vuelve más susceptible a ser atacado por agentes infecciosos solo si se altera el medio interno.

Bernard afirmaba que “El microbio no es nada, el terreno lo es todo”  

Ya en el siglo XX el microbiólogo franco-estadounidense René Dubos (1901-1982) estuvo de acuerdo con el principio de Bernard: «La mayoría de las enfermedades microbianas son causadas por organismos presentes en el cuerpo de un individuo sano. Se convierten en la causa de la enfermedad cuando surge una alteración que perturba el equilibrio del cuerpo «.

Bernard y Dubos coincidían en que el mantenimiento de la salud y la prevención de las enfermedades tiene que ver con el estilo de vida, medio ambiente, los hábitos nutricionales, el ejercicio, así como el bienestar psicológico y espiritual.

Uno de los factores que alterna el medio interno es el pH.

El pH es un valor numérico que expresa la acidez o alcalinidad de una sustancia. Nuestros fluidos internos en condiciones de salud tienen un pH ligeramente ALCALINO:

  • pH sangre 7,35 a 7,45
  • pH saliva 7 a 7,4
  • pH orina 6,8 a 7,2
  • pH líquido amniótico 7 a 7,5
  • pH del mar 7,5 a 8,4.

Ya en 1931, el premio nobel Otto Warburg, decía: “Todas las enfermedades son ACIDAS y donde existe OXIGENO y ALCALINIDAD no puede aparecer enfermedad”.

Trastornos producidos cuando el terreno tiene pH ácido:

  • Falta de energía, fatiga, somnolencia
  • Inflamaciones de los tejidos
  • Caída cabello, uñas frágiles y quebradizas
  • Disminuye defensas
  • Desmineralización
  • Articulaciones carcomidas (artrosis)…

¿Qué podemos hacer para cambiar el terreno ácido?

Lo veremos en el próximo blog.