Kefir de Agua

KEFIR DE AGUA

Ingredientes:

  • 80 g de nódulos de kéfir de agua
  • 30 a 40 g de azúcar moreno (integral)
  • 1 litro de agua filtrada o mineral
  • 1 dáctil ó higo seco o ciruela pasa
  • ½ cáscara de un limón o un trozo de jengibre (opcional)
  • 1 cucharada pequeña de sal

Preparación:

En un recipiente de cristal de litro y medio añadimos todos los ingredientes y lo tapamos con una gasa y dejamos fermentar durante 2 o 3 días a temperatura ambiente. Pasado ese tiempo quitamos (el higo, ciruela o el dátil,) el limón o el jengibre. Lo colamos y guardamos en la nevera y ya está lista la bebida para consumir. Lavamos los nódulos, el recipiente y podemos volver a preparar kéfir.

Si queremos dejar de hacer kéfir durante 15 días podemos conservar los nódulos en un bote de agua y azúcar. Para reactivarlos, los lavamos bien y seguimos el proceso normal. Hay que tener en cuenta que el kéfir necesitará de unos días para volver a su producción habitual.

Nota:

  • El azúcar es necesario para que el hongo pueda reproducirse y activar la fermentación. Una vez fermentado, casi no quedará azúcar.
  • El higo, ciruela o dátil neutralizan la fermentación alcohólica.
  • Cuanto mayor es el tiempo de fermentación del kéfir, la concentración de alcohol puede variar de 0,5º al 1º.

Beneficios

El consumo de esta bebida gracias a sus prebióticos mejora nuestra flora intestinal, potencia nuestro sistema inmunitario, aporta minerales, ayuda a controlar los niveles de colesterol, y también es ideal para combatir catarros, enfermedades del estómago, inflamaciones intestinales y del hígado, enfermedades de vejiga y de las vías respiratorias, diarreas, anemia, alergias, eccemas, resfriados, para mujeres embarazadas ya que refuerza las defensas y alivia problemas de estreñimiento entre otros.