MEDITAR EN UN MINUTO

https://soundcloud.com/user-206718869/meditar-en-un-minuto


MEDITAR FORTALECE NUESTRO SISTEMA INMUNE...

Unos minutos al día meditando aporta beneficios positivos a nuestro cuerpo y a nuestra mente.

El estrés, ansiedad o la depresión pueden hacer que se reduzca nuestra capacidad para hacer frente a las adversidades y una buena solución es la meditación.

Meditar ayuda al descanso nocturno y fortalece nuestro sistema inmune.

Cuando tenemos pensamientos, emociones, sentimientos negativos, nuestro sistema inmune responde y las defensas bajan, pero cuando meditamos, los pensamientos, sentimientos, emociones se vuelven positivos, y los mensajes que recibe el sistema inmune cambian, fortaleciéndolo.

Todos podemos aprender a meditar, solamente necesitamos vivir el AQUÍ Y AHORA. Nuestra mente se pasea del pasado al futuro y la clave es atraparla en el PRESENTE.

Cuando meditamos nos desconectamos del mundo exterior y además recargamos nuestra salud, física, mental y emocional.

Si la persona no está acostumbrada a meditar, le sugiero que empiece con solamente un minuto. La intención es que cada vez sin darse cuenta este meditando más y más tiempo hasta hacerlo prácticamente cada instante, lo que sería estupendo.

Las personas que meditan estimulan regiones del cerebro relacionadas con el sistema inmune, la memoria, las emociones y el aprendizaje.

Recientes investigaciones hablan del fortalecimiento del sistema inmune después de ocho semanas meditando. Según otro estudio de la Universidad de California, en los Ángeles, habla de que “las personas que meditan pierden menos materia gris cerebral a medida que envejecen. Aunque no se puede deducir una relación causa-efecto, creen que el estudio es prometedor en cuanto al potencian de la meditación en el freno del deterioro del cuerpo”.

Os recomiendo empezar el día con una meditación consciente y repetir nuevamente por la noche, esto os ayudará a ser más resistentes a las enfermedades.


ENFOQUE INTEGRAL EN EL TRATAMIENTO DEL HELICOBACTER PYLORI

El H. Pylori es una bacteria descubierta por los Dres. Barry J Marshall y J. Robin Warren, quienes recibieron el Premio Nobel de Medicina en 2005. Esta bacteria invade la mucosa del estómago y duodeno y produce una toxina que causa inflamación. En más del 70% de las úlceras gastroduodenales y de gastritis se encuentra el Helicobacter pylori positivo.

El abuso de antiinflamatorios, la dieta inadecuada y hasta el estrés, favorecen la presencia de H. Pylori.

Se calcula que la mitad de las personas que tiene H pylori positivo no tiene síntomas. Sin embargo, cuando aparecen síntomas, destacan: dolor abdominal, dispepsia, hinchazón, eructos, acidez, náuseas, fatiga, anemia y pérdida de apetito…

¿Cómo se diagnostica?

La prueba diagnóstica para los cuadros agudos es el Test del aliento. Como alternativa también se puede hacer Test en heces o sangre. Cuando el cuadro se vuelve crónico, afecta en profundidad a la mucosa, llegando a producir ulceras gastroduodenales y hasta puede evolucionar hacía un adenocarcinoma.

Tratamiento integral

Se han estudiado el efecto como antibiótico natural de algunos aceites esenciales como el de orégano entre otros, que tienen la ventaja de no afectar a la flora intestinal ni de desencadenar resistencia antibiótica, siempre que sean de buena calidad, extraídos en frío y no procesados. De todos modos, no todos los aceites esenciales sirven para todas las personas con H pylori; también aquí hay que individualizar el tratamiento, porque los síntomas pueden empeorar si la elección no es la correcta.

Desde el enfoque integral se contempla a cada persona individualmente. Se diseña una dieta a medida en función del estado nutricional, las carencias que presenta, los síntomas, su edad, sexo etc. Como recomendación general se aconseja evitar los azúcares y harinas refinadas de su dieta, e incrementar el consumo de verduras, algo de fruta y agua. El aporte de bebidas alcalinizantes puede aliviar los incómodos síntomas.

Es también conveniente la suplementación de probióticos específicos.

La Salud es equilibrio, y todo lo que afecte a este equilibrio es Enfermedad.

En la Medicina Biorreguladora se busca siempre reestablecer el equlibrio perdido, tratando a la persona como un TODO y no solamente sus síntomas Al Incorporar tratamiento biorregulador que va a tratar el origen, no tanto atacar al H pylori directamente. El objetivo es tratar el “terreno”, es decir, el medio donde este vive, para hacerle la vida más difícil y además evitar las recaídas.

El tratamiento se enfoca en aliviar la paciente, disminuir la acidez y mejorar el estado de ánimo mejorando la respuesta al estrés. Se fomenta también el buen funcionamiento del hígado, páncreas, estimular la digestión evitando el síndrome del intestino irritable y todo ello con la corrección de la dieta.

Con un cambio en la alimentación y en el estilo de vida, es posible no solo curar y eliminar la enfermedad sino hacerlo de manera permanente.

 


COMO SE GENERA LA DEPRESIÓN. Parte 2.

En el post anterior os hablaba de cómo los niveles bajos de serotonina favorecían la depresión.

Hoy quiero tocar un poco más la relación entre la microbiota intestinal y la depresión.

Os recuerdo que los niveles bajos de serotonina favorecen la depresión y que aproximadamente el 80% de la serotonina se produce y almacena en el intestino.

¿Qué es la microbiota intestinal? (la microbiota I y II)

Es el conjunto de microorganismos que se desarrollan en el intestino. El estómago y el duodeno contienen menos cantidad; en el colon es donde se encuentra el 90% de los miles de millones de microorganismos que forman la microbiota intestinal.

La microbiota tiene importancia en procesos relacionados con el desarrollo del sistema nervioso y su funcionamiento. Los microorganismos producen sustancias que atraviesan el epitelio intestinal, llegan a la sangre y a través de ella y tras cruzar la barrera hematoencefálica, alcanzan el cerebro. A su vez el sistema nervioso puede actuar sobre la microbiota intestinal.

Se cree que la comunicación entre cerebro y microbiota es bidireccional y que están implicados no sólo el sistema nervioso sino también el endocrino y el inmunitario.

Se conoce que el estrés puede afectar a la microbiota intestinal, a la mala asimilación de nutrientes y a los desequilibrios bacterianos que afectan negativamente al estado emocional y puede derivar en depresión.

Ciertas bacterias que habitan en los intestinos humanos podrían fomentar la depresión, según un nuevo estudio que amplía las evidencias sobre esa teoría.

Los investigadores encontraron que, entre más de 2,100 adultos, los que tenían depresión mostraban diferencias en grupos específicos de bacterias intestinales. Y las personas con unas concentraciones más altas de ciertos gérmenes reportaron en general un bienestar mental más elevado.

La investigación, que se publicó en línea el 4 de febrero en la revista Nature Microbiology, es la más reciente en descubrir vínculos entre la salud humana y el microbioma intestinal, un término que se refiere a los billones de bacterias y otros microorganismos que viven en los intestinos.

Entonces, su equipo buscó vínculos entre los microbios intestinales y la depresión en 2,100 adultos que participaron en dos estudios sobre la salud. Los investigadores encontraron que los niveles de dos grupos específicos de bacterias intestinales (Coprococcus y Dialister) se encontraban "constantemente mermados" en las personas con depresión.

Las personas con depresión sin duda tienen dietas distintas y hábitos distintos que las personas sin depresión. Y eso afectaría al microbioma intestinal. Se podría tratar de un proceso circular, en que las personas deprimidas pueden tener unos cambios en la composición de sus microbios intestinales, y eso a su vez "refuerza" los síntomas de depresión.

Parece ser que casi 9 de cada 10 personas que padecen síndrome de intestino inflamado, colitis ulcerosa o Crohn suelen sufrir con mayor frecuencia depresión, ansiedad y otros trastornos psicológicos, que personas sin estas enfermedades intestinales . También se ha visto que ocurre al revés, que determinadas patologías mentales provocan alteraciones intestinales.

Como decía Hipócrates “Toda enfermedad empieza en el intestino”

Si queremos curar una depresión debemos empezar por cuidar la microbiota intestinal.


CÓMO SE GENERA UNA DEPRESIÓN Parte 1.

Una depresión es un trastorno mental que se caracteriza por una profunda tristeza, apatía, decaimiento, pérdida de sueño, alteración del apetito, pérdida de interés por todo, baja autoestima etc.

 

Dos factores importantes que favorecen la aparición de la depresión:

  • Los niveles bajos de serotonina
  • Alteración de la microbiota intestinal

 

¿QUÉ ES LA SEROTONINA?

Es un neurotransmisor responsable del equilibrio emocional, también conocido como la hormona de la alegría o de la felicidad. Se encarga de modular gran número de procesos neuropsicológicos, sin embargo; la mayoría de serotonina se encuentra fuera del sistema nervioso central. Se calcula aproximadamente un 80 % de la serotonina es producida en la mucosa intestinal.

La serotonina aumenta por la tarde y disminuye por la mañana, aumenta también los días fértiles y disminuye durante la menstruación.

SINTOMAS QUE APARECEN POR UNA BAJA SEROTONINA

  • Cambios bruscos de estado de ánimo, mal humor, irritabilidad
  • Pensamientos negativos
  • Llanto fácil
  • Agresividad
  • Susceptibilidad
  • Ansiedad generalizada
  • Trastorno de pánico
  • Fatiga, apatía, falta de energía
  • Desgana, tristeza
  • Inseguridad
  • Autoestima baja, miedo, aislamiento…
  • Mala digestión
  • Problemas de concentración
  • Dificultad para conciliar el sueño

Hay dos razones fundamentales para la caída de serotonina son:

1.- ESTRÉS TOXICO

Cuando el estrés invade nuestra vida, puede ponernos nerviosos, ansiosos… y todo ello hace que aumente nuestro cortisol (hormona del estrés) y eso provoca que los niveles de serotonina (hormona de la felicidad) bajen. El cortisol va a generar una disminución de la química cerebral general.

2.- ALIMENTACIÓN a base de alimentos REFINADOS

No desayunar es una de las razones por las que bajan los niveles de serotonina. Es recomendable tomar un desayuno proteico no más tarde de una hora después de levantarse para favorecer el aumento de serotonina por la tarde.

Para producir serotonina el cuerpo necesita tener triptófano. La toma de azucares y harinas refinadas alteran la microbiota intestinal produciendo un aumento de las bacterias anaerobias y matando a las bacterias que tienen como función principal la producción de triptófano.

El triptófano es un aminoácido esencial que se obtiene a través de la alimentación. Se encuentra en cereales integrales, huevos, plátano, pollo, pavo, pescado azul, frutos secos, semillas, aguacate, legumbres… por lo que una dieta equilibrada proporciona unos niveles adecuados de vitamina B6 y magnesio que son esenciales como cofactores del metabolismo del triptófano.

El problema surge cuando se produce una alteración de la flora bacteriana por el consumo de productos procesados que generan mala absorción del triptófano, y no se puede producir la síntesis de la serotonina.

Por otra parte, las personas que tienen exceso de grasa abdominal, padecen un proceso inflamatorio crónico y en consecuencia falta de triptófano y disminución de serotonina.

Es riesgo para la salud si la circunferencia abdominal es:

>100 cm en hombres

> 80 cm en las mujeres

La falta de triptófano, es el responsable del deseo de comer ciertos alimentos como el chocolate. Una dieta rica en triptófano es indispensable para sintetizar serotonina.

Sin embargo, un exceso de triptófano también tiene consecuencias: Somnolencia, acidez, náuseas, vómitos…. Y hay que tener cuidado que puede interaccionar con otros medicamentos.

 

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA AUMENTAR LA SEROTONINA?

En el tratamiento de depresivos se utilizan medicamentos que bloquean receptores de serotonina. Sería interesante saber los niveles de serotonina en sangre para suplirlos cuando se hace la retirada del medicamento.

Tan dañino es la falta de serotonina como su exceso. Esto ocurre sobre todo por el mal uso de determinados antidepresivos.

No solamente la alimentación ayudará a aumentar la cantidad de serotonina, también el deporte puede incrementar la producción de esta hormona de la felicidad.

 

En resumen, para producir serotonina es necesario tener suficiente triptófano y sobretodo una microbiota intestinal sana.

 

Continuaremos con este tema…


¿SUFRE ATAQUES DE PÁNICO?

Un ataque de pánico es una SENSACIÓN DE TERROR, de MIEDO DESBORDANTE que la persona jamás había experimentado.

El primer instinto es huir, escapar de ese terror. El corazón se pone a cien, se acelera la respiración, tiembla, suda, siente que se va a desmayar… No encuentra explicación, una causa que justifique esa horrible sensación. Piensa que se puede estar muriendo... o sufriendo un infarto o volviéndose loco… finalmente las sensaciones desagradables disminuyen y se da cuenta que nada terrible está sucedido, respira aliviado, pero ese alivio dura poco.

El problema es que ahora está en alerta constante a la caza de ese PÁNICO. No sabe que le puede estar sucediendo, cual es la causa y eso le pone en tensión. Su cerebro está en ALERTA ROJA y los PENSAMIENTOS SE ACELERAN.

Los pensamientos negativos tienen un profundo efecto en cómo se siente. Por otra parte, las emociones las sentimos en el cuerpo, no en la cabeza, por eso se suele decir, por ejemplo: “tengo el miedo metido en el cuerpo”.

Y si a alguien le preguntase ¿a qué le tiene miedo? Posiblemente respondería que tiene MIEDO DE VOLVER A SENTIR PÁNICO.

Los ataques de pánico se producen por un CORTOCIRCUITO EMOCIONAL. El cerebro emocional se activa con rapidez. La producción de adrenalina (hormona del estrés) aumenta mucho y esto desconecta la comunicación entre cerebro emocional y cerebro racional y la persona es incapaz de dar una respuesta coherente frente a la situación que está viviendo. (emociones que nos enferman …)

El cerebro no diferencia si la amenaza es REAL o IMAGINARIA, solamente reacciona.

BUENAS NOTICIAS

Cómo decía Bev Aisbett en su libro “Convivir con el pánico” hay buenas noticias respeto al pánico:

  1. NO ESTAS SÓLO

Por lo menos, el 5% de la población ha experimentado ataques de pánico y probablemente debe de haber muchas más personas que, por diversos motivos, ocultan su pánico. Hay otras que no experimentan pánico real pero sufren niveles muy elevados de ansiedad e inquietud. Con la ayuda adecuada, estas personas podrán llevar vidas normales.

  1. NO TE VAS A MORIR

Es posible que te sientas así y, a veces, quizás desees que sea así. Solamente se trata de sensaciones e ideas que pasarán. Muchas personas piensan que están teniendo un infarto en vez de un ataque de pánico o que el corazón no resistirá la tensión. Recuerda que el corazón es un músculo fuerte. Lo superará. Después de todo se trata de algo temporal.

  1. NO VAS A VOLVERTE LOCO

Lo que está experimentando es una mezcla de PENSAMIENTOS y SENSACIONES FÍSICAS, que normalmente surgen después de una época de tensión.

  1. Y …LO MEJOR DE TODO ES QUE…

¡PUEDES VENCERLO! ¡TE PONDRÁS BIEN!

 

¿CÓMO SE TRATAN LOS ATAQUES DE PÁNICO?

Estoy segura que, si quisiera provocarse un ataque de pánico voluntariamente, no lo conseguiría. Y tampoco es solución evitar al miedo. Recuerde que el miedo al pánico es lo que lo provoca.

El primer paso para tratar los ataques de pánico, es imprescindible, ACEPTARLOS.

El enfoque integral de la persona que sufre ataques de pánico, consigue vencerlos. Con mi método de trabajo podrá:

  • Descubrir el origen de esos ataques de pánico
  • Utilizar la respiración como elemento liberador y relajante
  • Aprender a cambiar los pensamientos, que son los verdaderos interruptores de los ataques de pánico
  • Comprobará como las sensaciones se van haciendo cada vez menos incómodas e incluso llegan a desaparecer

Podrá desprenderse de los traumas del pasado que le impiden vivir el presente libre de pánico.


LAS EMOCIONES TE PUEDEN ENFERMAR

Tu vida está llena de emociones, sería imposible vivir sin ellas.

Es normal y saludable tener respuestas emocionales, sin embargo, si son intensas y prolongadas en el tiempo, pueden hacerte más vulnerable a las enfermedades.

Imagina por un momento que nunca tuvieras miedo. Es verdad que no es una emoción agradable, pero sin el miedo pondrías tu vida en peligro constantemente, cruzarías la calle sin mirar…y vivirías sin valorar ningún riesgo.

¿Qué es una emoción?

Es una respuesta INVOLUNTARIA DEL CUERPO ante un PENSAMIENTO. Es un proceso físico químico que está ocurriendo en el interior del organismo y que afecta a todo el cuerpo. Las emociones no se sienten en el cerebro, se sienten en el cuerpo.

Las emociones en sí mismas no causan enfermedades.

En algún momento de tu vida puedes sentir TRISTEZA, PREOCUPACION, RABIA, MIEDO…y no por ello enfermas. Sólo son causa de enfermedad cuando hablamos de emociones tóxicas, las que son duraderas o muy intensas y no se expresan adecuadamente. Estas emociones te bloquean o paralizan e impiden que puedas disfrutar de una vida plena.

¿En qué parte del cerebro surgen las emociones?

En lo que se conoce como sistema límbico, o cerebro emocional y concretamente en la amígdala cerebral que procesa todo lo relativo a nuestras experiencias emocionales. Es la responsable de que podamos escapar de situaciones de peligro, pero también es ella la que nos recuerda traumas de la infancia, o situaciones que nos han hecho sufrir. La amígdala se asocia a nuestros recuerdos almacenados.

Nuestro diálogo interno tiene repercusiones no solo en el estado de ánimo sino también en nuestro cerebro. Este diálogo puede apoyarnos o hundiros. Según como te hables a ti mismo, así te vas a sentir, y según te sientas vas actuar.

Tomar conciencia de tu diálogo interno es el primer paso para superar las emociones tóxicas. No podemos desprendernos de algo que no reconocemos que tenemos.

Beneficios que obtendrás al gestionar las emociones:

  • Mejora la calidad del sueño
  • Reduce la ansiedad
  • Ayuda a superar a la depresión
  • Aumenta la autoestima y la confianza en ti mismo
  • Ayuda a tomar decisiones
  • Aumenta las endorfinas, hormonas de alegría
  • Modula el estrés
  • Ayuda a superar traumas del pasado
  • Favorece el bienestar psicológico

Y para terminar, recuerda que tú no eres responsable de todo lo que sucede en tu vida, pero SI eres cien por cien RESPONSABLE DE COMO REACCIONAS ANTE ESTOS ACONTECIMIENTOS.

 


Test de la DISBIOSIS INTESTINAL EN HECES

Continuación del post: La disbiosis Intestinal y la Microbiota II

Tu microbiota está formada por millones de microorganismos que habitan en tu piel y mucosas, destacando el intestino donde se encuentran la mayor parte.

Cuando la microbiota está en buen estado realiza funciones metabólicas, nutritivas, protectoras e inmunitarias.

La microbiota intestinal interactúa con otros sistemas del organismo como el sistema nervioso, inmune, digestivo etc. Y es clave para prevenir la aparición de síntomas y enfermedades como: inflamación crónica intestinal, infecciones vaginales de repetición, cistitis, hinchazón abdominal, colon irritable, estreñimiento, alergias, dolor articular, migrañas, cansancio, intolerancias alimentarias etc.

El desequilibrio en la microbiota puede favorecer la Disbiosis Intestinal.

Tu historia clínica puede hacerme sospechar que tienes disbiosis intestinal y la primera medida que voy a tomar será hacer modificaciones en tu dieta, pero si los problemas intestinales continúan, a pesar de la dieta, será conveniente realizar un Test de Disbiosis Intestinal en heces. Es un estudio que valora distribución de la microbiota, su actividad metabólica, la presencia o ausencia de marcadores intestinales y su composición.

Los microorganismos más abundantes constituyen microbiota protectora que suponen entre 60 al 90%, son los Lactobacillus (en intestino delgado), Bifidobacterium (en intestino grueso) y Bacteroides (en ambos). Esta microbiota protectora junto con el mucus ejercen una función de barrera.

La microbiota inmunomoduladora constituye entre 10 y 30% de la microbiota y destacan el Enterococcus faecalis y Escherichia coli. tiene importancia para la inmunidad tanto localmente en el intestino, como a nivel global de todo el organismo.

La microbiota muconutritiva representa el 5 al 10% de la microbiota y de las bacterias Faecalibacterium prausnitzii y Akkermansia muciniphila depende la calidad del mucus que es fundamental para la correcta nutrición de la mucosa intestinal.

Otros microorganismos que podemos valorar en este test, son las bacterias proteolíticas que suponen menos del 0,0001% de la microbiota y son: Clostridium, Proteus, Enterobacter, Klebsiella entre otros. Tienen un papel importante en el metabolismo de las proteínas, pero pueden actuar como patógenas cuando hay desequilibrio en la microbiota.

También se estudian hongos y levaduras que intervienen en la digestión de los hidratos de carbono. Pero cuando la microbiota protectora disminuye, pueden crecer demasiado provocando por ejemplo las rebeldes candidiasis.

Otro parámetro dentro de este test es la Zonulina que nos da información de la permeabilidad intestinal, es decir, de la integridad de la mucosa intestinal.

Conociendo los desequilibrios de tu microbiota intestinal se puede diseñar un tratamiento específico para ti, porque tu microbiota es tan personal como tus huellas dactilares.

¿En qué casos está indicado este test?

  • Estreñimiento o diarreas crónicas
  • Colon irritable
  • Tras el abuso de antibióticos, laxantes, antiinflamatorios…
  • Problemas intestinales crónicos (Crohn, colitis ulcerosa..)
  • Alergias, intolerancias alimentarias
  • Dieta desequilibrada

LA DISBIOSIS INTESTINAL y MICROBIOTA II

 

Continuación de La Disbiosis Intestinal y Microbiota I

Principales causas de la disbiosis intestinal

Destaca como principal causa de la disbiosis intestinal el desequilibrio entre las especies bacterianas. Favorecen este desequilibrio el exceso de tóxicos o la falta de nutrientes como podemos observar cuando la dieta es hiperproteica con aporte excesivo de carnes rojas y carnes procesadas como los fiambres que se consumen prácticamente a diario en bocadillos etc.

También cuando en la dieta se consume un exceso de azucares y harinas refinadas sobre todo de trigo. Así como el exceso de alcohol y tabaco.

Por otra parte, la dieta pobre en fibra procedente de vegetales y frutas provoca la falta de nutrientes indispensables para un correcto funcionamiento de la microbiota intestinal.

Van a favorecer la disbiosis intestinal los tóxicos ambientales, el uso de pesticidas, abonos químicos…así como el abuso de medicamentos sobre todo los antibióticos que reducen las bacterias beneficiosas y favorecen el aumento de las bacterias patógenas.

Y aunque pareciera extraño, también el sedentarismo, el ritmo de vida estresante… influyen en la aparición de disbiosis intestinal.

La disbiosis intestinal se relaciona con diferentes patologías:

  • Obesidad y sobrepeso
  • Diabetes
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (Enfermedad de Crohn, Colitis ulcerosa…)
  • Alergias o intolerancias alimentarias
  • Enfermedades inflamatorias y degenerativas (artritis, fibromialgia…)
  • Síndrome de sobre crecimiento bacteriano en intestino delgado (SIBO) que reduce la absorción de nutrientes
  • Migrañas y jaquecas
  • Mialgias, espasmos musculares
  • Ezcemas, prurito
  • Fatiga, cansancio crónico
  • Dificultades para dormir
  • Autismo
  • Irritabilidad, depresión…

Es frecuente que las personas que padecen disbiosis intestinal consulten por síntomas enfocados a la esfera digestiva como dolor y distensión abdominal, acidez, reflujo, episodios de diarrea aguda o estreñimiento crónico, síndrome de colon irritable…

En otras ocasiones la persona acude con patologías muy variadas y que aparentemente no tienen nada que ver con el intestino y sin embargo el origen del problema está en esa disbiosis intestinal.

Tratamiento de la Disbiosis Intestinal

La alimentación ideal para cuidar nuestra microbiota debe estar basada en alimentos integrales y del reino vegetal como verduras, hortalizas, legumbres, granos enteros (arroz integral, trigo sarraceno, quinoa…), frutas, frutos secos y semillas oleaginosas. Es una dieta rica en antioxidantes y fibras fermentables que ejercen acción prebiótica.

El alto consumo de fibra procedente de los alimentos mencionados, se asocia a un menor riesgo de cáncer colorrectal. Esta fibra es fermentada por las bacterias beneficiosas intestinales y uno de los productos procedentes de esta fermentación son los ácidos grasos de cadena corta, en especial el butirato, que se ha demostrado que ayuda a mantener la salud de los colonocitos (células que recubren el epitelio del intestino grueso o colon), y a inhibir la proliferación de células cancerígenas entre otras cosas.

Por otra parte, la fibra ayuda a aumentar el tamaño de las heces y mejora la motilidad intestinal.

Y el ejercicio aumenta y mejora la diversidad de bacterias intestinales y reduce las bacterias patógenas

Recuerda que el 70-80% de nuestras defensas se originan en el intestino. Todas las partes del sistema inmune están influenciadas por la microbiota.

Vale la pena que la cuidemos, es valiosa para nuestra salud.

 

Continuará en el post: El Test de la Disbiosis Intestinal en heces